¡Lo valemos, lo merecemos!

1394806039304

Muchas veces sucede que no tenemos claro lo valiosos que somos y que por ende merecemos que ocurran cosas buenas en nuestras vidas.

Una de las cosas que más me ha costado en este proceso de crecimiento personal es el considerarme valiosa y merecedora de cosas buenas, ¡lo sé!, pareciera que no tengo autoestima, pero no es así. Para mí está claro que tengo muchas virtudes, fortalezas y cualidades hermosas en mí (mi lado más luminoso o brillante), al igual que debilidades u oportunidades de mejora, aquellas cualidades en las que debo trabajar, manejar o controlar (mis sombras o mi lado más oscuro), ambas partes conforman lo que soy como persona. Ambas son Adriana, forman parte de mi esencia.

Pero aun así, sabiendo que tengo muchas cosas por las que puedo ser valiosa me cuesta sentirme de esa manera. En muchas oportunidades me pregunto ¿cómo teniendo todas esas cualidades y cosas buenas no me considero valiosa? o ¿cómo sabiendo eso no me siento merecedora de cosas buenas? No es fácil para mí aceptarlo, pero hago mi mayor esfuerzo, y he logrado comprender con el tiempo que soy valiosa y merecedora.

Suelo buscar y ver en los demás las hermosas personas que son, al igual que las cosas en las que deben trabajar. Soy de aquellas que busca quererlas, respetarlas, valorarlas por lo que son y por lo que pueden llegar a ser. Y saben que concluí, que ese es un camino de doble vía; los demás hacen exactamente lo mismo conmigo. Ven lo que soy y lo que puedo llegar a ser, ven esa persona maravillosa que se esfuerza por cuidar, proteger, apoyar a los que pueda, ven a la Adriana que quiere entregarlo todo y que quiere darlo todo de sí misma.

Entonces, ¿cómo siendo así no merecería cosas buenas?, ¿cómo siendo así no me considero valiosa?

La respuesta clara, firme y fuerte a ello procuro recordármela siempre que puedo.

¡Claro que valgo y merezco lo mejor!

 Valgo y merezco que otros quieran cuidar de mí, que me respeten, que me demuestren su afecto, cariño y amor de mil maneras. Que sean honestos y que no quieran lastimarme y mentirme. Valgo y merezco todo lo bueno que tengo en mi vida y todo lo que puede ocurrir en mi vida.

¡Ustedes también lo son!, merecen exactamente lo mismo, ni más ni menos. Está en cada uno de nosotros solicitar y exigir a los demás nuestro valor, así como también está en nosotros el hacernos merecedores de muchísimas cosas.

¿Cómo podemos hacerlo? Pues la manera en que considero que puede lograrse es colocando límites, haciendo que se respete nuestra valía, poniendo un freno cuando sea necesario o cuando no estén valorándonos, siempre de manera respetuosa. Exigiendo que lo hagan, estamos en todo nuestro derecho, ¡es más! es nuestro deber hacerlo. Debemos velar por nosotros, somos merecedores de eso y de mucho más.

Otra manera es con el ejemplo, de esa manera les enseñamos a los demás, no solo como pueden hacerlo con ellos mismos, sino que también les mostramos como deseamos que sean con nosotros, es cuestión de ¡RECIPROCIDAD!

Está en nosotros respetarnos, valorarnos y hacernos merecedores de lo bueno, bonito y positivo. Nadie puede hacerlo por nosotros…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s