¡Mis Mandamientos!

Mandamientos

Hace algunos años me topé con una serie de libros que me ayudaron a iniciar mi viaje de autodescubrimiento y autoaprendizaje. En ellos se narra la historia de una mujer que es visitada por Dios; era nuevamente hombre, solo que esta vez en una forma más moderna. Era un hombre atractivo y que viajaba en una moto. El vino nuevamente al mundo para darle unos mandamientos personalizados a cada uno de los humanos, unos mandamientos ajustados a lo que realmente necesitaban.

Este libro me permitió pensar si tal vez yo necesitaba mis propios mandamientos. ¡Lo sé! Suena muy descabellado y la palabra “mandamientos” suena muy grande; pero veamos, los mandamientos son una especie de guía que permite llevarte por el camino del bien, por lo cual, considero que todos los necesitamos, ¡yo los necesitaba! En esos momentos me encontraba muy perdida, sentía que no sabía quién era, qué hacer con mi vida, por lo cual, el crear unos mandamientos que me guiaran no sonaba tan descabellado para mí en esos momentos; era una necesidad.

Para lograr crear mi propia guía o mandamientos tuve que observarme mucho, analizar qué cosas consideraba que debía reforzar, mejorar y trabajar en mí. Fue un trabajo de autobservación y autoanálisis muy profundo y complejo, me llevó un buen tiempo, pero el resultado fue magnífico. Cada cierto tiempo procuro hacer una revisión para ver si están actualizados, es decir, para chequear si se ajustan a lo que necesito en mi vida hasta ese momento.

Después de tantos borradores, quitar y poner mandamientos, ¡Lo Logré!, hice una lista de los mandamientos que consideraba que debía tener presentes para ayudarme un poco a guiar mi vida. ¡No es una lista nada corta! jajajaja pero es lo que necesito.

Estos mandamientos me ayudan a volver a mi centro, a volver a mi carril, volver a encontrarme conmigo misma cuando me siento perdida. Para mí han resultado ser un recordatorio de aquellas cosas que debo reforzar, recordar y tener siempre presente, pero también me muestran lo mucho que he crecido y aprendido.  Me muestran lo que conozco de mí.  Es un pedacito de Adri.

Aún leo los tres libros, es muy revitalizante hacerlo. Simplemente me veo reflejada en ellos. Me recuerda las razones que me motivaron a transitar este camino de autoconocimiento y autodescubrimiento que ahora valoro y disfruto tanto.

Procuro tener siempre a la mano y a la vista mis mandamientos para cuando me sienta perdida y así poder encontrarme más fácilmente.

Mis mandamientos han resultado ser una luz que me permite volver a mí misma…

 

Autora: Joan Brady

Libros:

  • Dios vuelve en una Harley
  • Hasta el cielo
  • Dios en una Harley: El regreso

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s